Fijémonos en como nos comportamos frente a aquello que nos atrae o nos disgusta ya que tales objetos nos estimulan de esa manera por razones puramente genéticas. Si, por ejemplo, un chaval a la edad de 6 años siente atraído por las muñecas de su hermana, jugara con ellas pero solo si su Contexto confirma tal conducta como positiva. Si, al contrario, el Contexto del joven muchacho hace hincapié en que tal comportamiento no es aceptable, el joven implicitamente vivenciara su comportamiento como contextualmente contradictorio (o contradictorio a la estructura existencial de su si-mismo) y, por la fuerza de la estructura existencial de su ser, lo rechazara.

De hecho, así nacen los famosos CONFLICOS INTERNOS de la psicología humana. [ aquellos conflictos creados cuando existen contradicciones entre el Ego y el si-mismo. ]

Frecuentemente, ciertos tipos de comportamiento genético como sentir naturalmente atraído por el color rosa, gustar comer un helado con un tenedor en vez de una cuchara o sentir una preferencia o rechazo natural por un objeto o evento en particular cualquiera, puede no ser fácilmente modificable por ningún estimulo contextual contrario. De hecho, cuando una tendencia de raíz genética existe, su modificación por parte del Contexto, siempre requerirá una fuerza de mas significación existencial que la fuerza que trae consigo, la tendencia genética original.

CLICK HERE and go a little deeper. ??AH

CLOSE THIS WINDOW